Qué deben saber los alumnos de acuerdo al nivel


"El trabajo del maestro no consiste tanto en enseñar lo aprendible, como en producir en el alumno amor por el conocimiento". John Locke

Yo creo que el trabajo del maestro consiste en enseñar lo aprendible y en producir amor por el conocimiento. Ambas cosas son importantes. 

Las nuevas corrientes pedagógicas están empeñadas en que
el maestro haga de todo, menos enseñar. También se han propuesto vaciar de contenido el currículum escolar para llenarlo con actividades informales que aprenderían de todas formas aunque no fueran a la escuela. Por otro lado, pretenden reconfigurar la función del maestro, relegándolo al papel de simple guía o una especie de entrenador (coach), papel que podría cumplir cualquier persona o cualquier computadora

A pesar de esta nueva filosofía de la educación, aún sigue fuerte la corriente que considera importante la institución escolar, al maestro y un currículum que le brinde a los alumnos los conocimientos, habilidades y valores necesarios para ser un buen ciudadano y una buena persona. Es por ello que los auténticos educadores están preocupados por el currículum ideal, a pesar de que existen planes y programas oficiales. 

En la antigüedad no se complicaban la vida y en las universidades medievales consideraban que se debía estudiar las "Siete Artes Liberales". La palabra "arte", del griego "areté", que significa virtud y la palabra "liberal" porque su fin último era formar hombres libres, por lo que tenían muy claro que, para obtener dicha libertad, necesitaban del conocimiento intelectual, opuesto a las "artes serviles" o artes menores que sólo necesitaban de las competencias y destrezas para desempeñar oficios y trabajos manuales. El contenido a estudiar en las artes liberales estaba compuesto por el trivium (tres vías o caminos) que abarcaba:

1.    La Gramática, que estudiaba el cómo hablar y escribir correctamente.
2.    La Dialéctica, que era la parte del razonamiento y de la búsqueda de la verdad. 
3.    La Retórica, que era la expresión del lenguaje y que estaba relacionada con la Literatura

Estas tres disciplinas le proporcionaban al estudiante las habilidades intelectuales con las que podía aprender por sí mismo por eso se impartían antes del Quadrivium.

El Quadrivium (las cuatro vías o caminos) agrupaban: 

1.    La Aritmética es el estudio de los números. 
2.    La Geometría, el estudio del espacio. 
3.    La Astronomía, el estudio de los astros o el espacio en movimiento y 
4.    La Música, el estudio de los cantos y de las matemáticas en movimiento.

La lógica de este currículum era contundente. Se trataba de adquirir, con el Trivium, los aprendizajes intelectuales para enseñarlos a pensar, para desarrollarles el criterio propio y prepararlos para el autoaprendizaje. Posteriormente se adquirían las disciplinas científicas o Quadrivium, que proporcionaba los contenidos para conocer y dominar el mundo exterior.

En la actualidad, el currículum escolar de la Educación Básica, se caracteriza por tener perfiles de egreso muy ambiciosos, además de que, a los aprendizajes tradicionales, se le han ido agregando otros como, manejo de las nuevas tecnologías, educación para la ciudadanía, equidad de género, ecología, etc.

Sin embargo, el exceso de contenidos imposibilita, tanto al maestro para abarcarlo, como al alumno para interiorizarlo y se descuida con ello el desarrollo de las disciplinas básicas con las que el alumno accedería al conocimiento con mayor facilidad y de manera autónoma. 

Si no se equilibran los saberes, con las habilidades básicas y una correcta formación en valores, la educación corre el riesgo de convertirse en “arte servil”. De hecho ya ha adquirido un vocabulario empresarial y los nuevos educadores hablan de competencias o herramientas como si de una fábrica se tratara. Palabras ajenas al mundo de la enseñanza y que no son sino el reflejo de una educación al servicio de la economía

Una de esas habilidades básicas, por no decir la más importante es la lectura, cuya actividad desarrolla la inteligencia, las emociones y la imaginación. Si los niños no saben leer con fluidez, entendiendo lo que leen, por mucho que se cambien programas, modifiquen metodologías o se equipen las aulas con tecnología, no podrán aprender con la calidad que deberían. 

Por ello, si tuviera que decidir qué saberes priorizar de acuerdo a cada nivel escolar, sin descuidar los que ya se han establecido en el currículum oficial, serían los siguientes:

·   En preescolar, los idiomas. Ésta sería la etapa propicia para exponerlos a diferentes lenguas porque están en el período sensitivo de estos aprendizajes.

·  En primaria, la lectura, la escritura y las matemáticas. Leer mucho, que dominen perfectamente la lectura y la escritura. Exponerlos a las grandes obras de la literatura universal y que conozcan la geografía y la naturaleza leyendo. Todo lo anterior mientras escuchan música y se familiarizan con sus compases y tonos y de paso aprender a tocar un instrumentoPor otro lado es necesario que trabajen las matemáticas de mil formas. Deben acostumbrarse tanto a ellas que acaben dominándolas y amándolas.

·     En secundaria, lo más importante es desarrollar el pensamiento crítico. Enseñar a los niños a analizar y ser individuos pensantes, además de seguir reforzando la lectura, escritura y las matemáticas.

Por supuesto que, en los tres niveles, todo lo anterior tendría que darse en un marco de respeto hacia los demás, con el desarrollo de la empatía, el aprendizaje del diálogo para evitar y solucionar conflictos y el respeto hacia sí mismos, lo cual incluiría aprender a cuidar su cuerpo y a evitar que otros lo dañen.



No obstante, ese currículum ideal sería incompleto si no se incluyeran valores tan importantes como la fuerza de voluntad, el autodominio y el esfuerzo

El aprendizaje no se consigue por casualidad, debe ser buscado con ardor y diligencia”. Abigail Adams.

Escrito por Petra Llamas García y publicado en http://www.desdelared.com.mx/

Comentarios