Colegio Santa Rosa en Huesca, España

Colegio Santa Rosa en Huesca, España

viernes, 1 de agosto de 2014

Del chismógrafo a las redes sociales

Formar parte de la sociedad es un fastidio, pero estar excluido de ella es una tragedia”. Óscar Wilde

Esta frase de Óscar Wilde se aplica de maravilla a nuestros tiempos, principalmente por esa especie de “sociedad paralela” que hemos creado en el ciberespacio y de la que ninguno, de los que forman parte de ella, quiere estar excluido. Son las redes sociales, comunidades virtuales cuyos miembros interactúan a través
de mensajes, opiniones, videos, fotos o música. Sabemos que el ser humano es gregario, le gusta convivir con otros en sociedad, de manera que esa necesidad de pertenecer a una red social se ha dado siempre, lo único que ha cambiado es el medio.


Recuerdo que hace algunos años se puso de moda entre los adolescentes el chismógrafo, un cuaderno forrado, decorado y con su título en la portada, que circulaba entre los amigos y compañeros de clase, en el que cada uno iba respondiendo a una serie de preguntas sobre datos personales, gustos de colores, películas, comidas o música favorita, entre otras cuestiones.

Cuando la información se completaba, los jóvenes podían pasar horas leyendo dicho chismógrafo y enterándose de aquello que identificaba a sus amigos, en especial al chico o la chica que les gustaba. Con este cuaderno, los adolescentes estaban cubriendo esa necesidad tan elemental de conocerse a sí mismos a través del conocimiento del otro y de paso tratar de afirmar su personalidad

Hoy día, el chismógrafo ha sido sustituido por las redes sociales y el objetivo es muy similar, interactuar con los amigos o conocer gente nueva y para ello se han venido desarrollando una gran variedad de las mismas (Facebook, Twitter, Linkedin, Tumblr, Pinterest, Myspace, Tuenti, Wanelo, Vine, Snapchat, Kik, 4chan y un largo etc)


Aunque para ser exactos, la que más se parecía al chismógrafo es “Ask”, en la que se realizan las mismas preguntas, pero ya no es el cuaderno el medio sino el internet y tampoco se remite al círculo cercano de amigos o compañeros de la escuela, sino que se amplía hasta gente desconocida, que muchas veces mantienen un anonimato que aprovechan para agredir o acosar.

Las redes sociales no son buenas o malas en sí, todo depende del uso que se haga de ellas y también del abuso. Existen riesgos que se deben conocer y evitar, como dar más información de la cuenta o seleccionar con mucho cuidado a las personas que se aceptan. Otro riesgo que no se puede ignorar es la depresión que provoca, en las personas sensibles que no tienen demasiada actividad social, el ver las fotos de sus contactos que aparentan estar siempre felices y con amigos.

Las formas de relacionarse están cambiando, nos guste o no y las redes sociales forman una parte muy importante de ese cambio. Son un fenómeno social que no podemos soslayar porque hacerlo sería como negar una realidad que ya nos ha superado. Es evidente el gran éxito que tienen entre adolescentes y jóvenes y esa fascinación viene dada por muchas circunstancias, aunque en estos tiempos parece que las que más influyen son la soledad, el aislamiento, las carencias afectivas o la necesidad de aceptación

El joven quiere ser escuchado sin censura, sin reproches y sin cuestionamientos constantes y las redes le ofrecen un espacio de expresión con dichas características.



Los seres humanos necesitan estar conectados con los demás ya que está comprobado que mientras mejor se relacionan mayor es la fuerza que adquieren para enfrentar los diferentes problemas de su vida. Está comprobado también que aquellos que no llevan una vida social demasiado activa la compensan con largos periodos en las redes sociales

Después de todo vienen siendo una herramienta más de comunicación tan válida como cualquier otra y para ellos, más eficiente que otras ya que les permite suplir de una manera virtual esa carencia en su vida real. Como dijo Gabriel García Márquez: “Era un desconocido más en la ciudad de los desconocidos ilustres”.

Algunos opinan que este fenómeno está decayendo y que habrá que buscar otras alternativas que mantengan la fascinación de adolescentes y jóvenes, que son su mercado meta, así que cada día surgen nuevas aplicaciones con esa idea. Sin embargo, mientras exista esa necesidad de comunicarse y relacionarse con otros, que además es inherente al hombre, cualquier herramienta encaminada a ese objetivo tendrá el éxito asegurado.

No dudo que decaigan algunas, pero rápidamente serán sustituidas por otras con características más atractivas. Lo ideal es aprender a gestionarlas, saber protegerse de los peligros potenciales y mantener siempre un sano balance entre las relaciones sociales reales y las virtuales y que estas últimas sean sólo un complemento de las otras.


Del chismógrafo, que era una herramienta sencilla y naif, a las redes sociales más sofisticadas y técnicas, no hay demasiada diferencia. El primero quedará como una anécdota divertida y lejana y las segundas seguirán desarrollándose con un mayor avance tecnológico porque en el fondo, como decía el barón de Humboldt, y con toda la razón del mundo: "En el fondo son las relaciones con las personas lo que da sentido a la vida." Petra Llamas García. 
Lista del 2016 con las redes sociales más importantes, del blog de José Facchin: http://josefacchin.com/lista-redes-sociales-mas-importantes-del-planeta/?utm_content=buffer1d1c4&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

Publicado en La Jornada de Aguascalientes el 25 de julio del 2014. petrallamasgarcia@hotmail.com. Twitter: @petrallamas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios