Responsabilidad de las universidades en el desempleo actual

“Amar a la vida a través del trabajo, es intimar con el más recóndito secreto de la vida”.Gibran Khalil Gibran

La cantidad de personas que acceden a la universidad parece ser uno de los indicadores del desarrollo en la mayor parte de los países, es por ello que proliferan universidades por doquier y con ellas
proliferan también egresados de carreras similares, saturando el mercado laboral de jóvenes llenos de ilusión y con la esperanza de colocarse en el sector productivo sin mayor dificultad.

El calvario empieza cuando reparten su currículum en diferentes empresas y además se dedican a aplicar en las ofertas que se publican por internet, para finalmente encontrarse con una negativa, en el mejor de los casos, o con un elocuente silencio que les grita que no les dieron ese deseado empleo. El tiempo pasará  y con él aumentará la desesperación de estos jóvenes que acabarán aceptando un trabajo que tal vez no tenga que ver con su profesión, que será mal pagado y con el que no tendrán ninguna prestación. Es un panorama triste que se repite en muchos países del mundo. 

Se ha desatado una especie de fiebre por llegar a la universidad, despreciando en el camino las carreras técnicas o el aprendizaje de algún oficio, cosa que sin duda les podrían dar mejores puestos y más remunerados, ya que hoy por hoy son los más solicitados.
Creo que habría que dejar muy claro que no todo el mundo debe tener una carrera universitaria para sentirse realizado. Existen muchísimas actividades productivas que son muy necesarias y que dan grandes satisfacciones a quienes las ejercen. 
El estudio y la preparación no deben parar, es cierto, pero también hay que empezar a planear el futuro de una manera más sensata y con una clara conciencia de la realidad que vive el mundo globalizado, para así poder encauzar la formación en actividades que realmente se precisen en el sector laboral y con las que las personas se puedan sentir satisfechas.
Cuando una gran empresa abre sus puertas en alguna entidad, las universidades empiezan a ajustar el currículum a las necesidades de la misma y además lo hacen todas al mismo tiempo. La realidad les dará un golpe, pero no tan duro como el que les dará a sus egresados, porque sin importar la magnitud de la empresa, la verdad es que no serán muchos los puestos que se ofertarán a los que tengan estudios universitarios. Los miles de empleos que se auguran serán en su mayoría y, no nos engañemos, para técnicos y obreros
Las universidades no se sienten en absoluto responsables del fracaso de sus egresados a la hora de encontrar trabajo y suelen promocionarse garantizando la calidad de sus programas, los intercambios estudiantiles y demás servicios. Algunas de ellas lo hacen ofreciendo además computadoras, teléfonos inteligentes o becas, con tal de aumentar su matrícula, pero hasta ahora ninguna se atrevería a prometer, a modo de "regalo", que al salir de la carrera le garantizarán un empleo, o de otro modo no deberían jugar con el futuro de los jóvenes al ofrecer carreras con las que, de antemano saben, no tendrán ninguna oportunidad en un mercado saturado de las misma profesiones.  
Sin embargo, no sólo tienen su parte de responsabilidad por ofrecer carreras que no necesita el mundo laboral, sino también por preparar gente con mentalidad de empleados, a pesar de contar con programas de emprendimiento. La verdad es que los jóvenes que salen de la universidad y no encuentran empleo se sienten un tanto desamparados porque cuando piensan en la opción de auto emplearse, de preferencia en aquello para lo que han estudiado, no saben bien cómo hacerlo. Al final, un alto porcentaje de los que se deciden, acabarán teniendo un puesto de comida o algo similar, tirando por la borda los años de preparación y estudios universitarios que no necesitaban para esa actividad.
Por otro lado las universidades están inmersas en una dinámica de evaluación institucional que les permite acreditar sus programas para poder hablar de calidad en su oferta educativa y por supuesto difundirlo para que los potenciales alumnos las elijan con conocimiento de causa. Se evalúa el contexto, los insumos, los procesos y finalmente los productos, y es aquí donde la evaluación debiera poner mayor atención.
Es importante señalar que cuando se hace alusión a productos en la evaluación institucional estamos hablando de los graduados y es a ellos a los que hay que atender cuando terminan su carrera ofreciéndoles cursos de extensión para mantenerlos actualizados o una eficiente bolsa de trabajo, que si se lleva adecuadamente puede ser un gran apoyo para que dichos graduados encuentren un empleo acorde a la profesión que eligieron. 
De ahora en adelante, cuando un alumno esté pensando en estudiar una carrera universitaria deberá fijarse en la pertinencia y la calidad de las carreras que ofrece, en el profesionalismo de su programa de emprendedores, pero sobre todo deberá fijarse en el cuidado que tienen con la actualización que ofrece y en cómo gestionan su bolsa de trabajo. 

Tal vez sea tiempo de empezar a evaluar las universidades por la cantidad de egresados con empleo, puesto que de nada sirve que todos los procesos sean de calidad si el producto final es un desempleado del que su alma mater no se siente responsable Petra Llamas García. 

Publicado en La Jornada de Aguascalientes el 22 de noviembre del 2013. petrallamasgarcia@hotmail.com
. Twitter: @petrallamas



Comentarios

  1. Sergio Román Morales18 de febrero de 2016, 19:40

    ¿Qué hace a una buena Universidad? Coincido en que así como tenemos indicadores de rezago, reprobación o eficiencia terminal en las universidades el principal indicador debiera ser la empleabilidad de sus egresados. Recientemente el Financial Times publicó un listado de las mejores maestrías en administración con base en los sueldos que obtenían sus egresados. Resultados en Ceneval, sueldos o egresados con empleo (del nivel para el cuál estudiaron) va a ser siempre mejor que las "certificaciones" que toman en cuenta libros en biblioteca, computadoras o docentes con maestría. Cualquier criterio debería tener en mente no a la burocracia académica sino a los estudiantes y padres que van a elegir en que institución inscribir a sus hijos para que ese índice de empleabilidad les sirviera para tomar decisiones.

    ResponderEliminar
  2. definitivamente estoy de acuerdo con todo lo que usted señala. un afectuoso abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su amable comentario. Otro abrazo para usted

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios