Colegio Santa Rosa en Huesca, España

Colegio Santa Rosa en Huesca, España

sábado, 9 de febrero de 2013

Analizando la nueva Reforma Educativa de México


“El problema fundamental de una reforma educativa es que la misma profesión no ha experimentado los cambios necesarios para ponerla al frente del desarrollo educativo” (M. Fullan)
El pasado miércoles, 6 de febrero, se realizó la declaratoria de constitucionalidad de la Reforma Educativa
en el Pleno de la Cámara de Diputados. Todo ello después de que 23 congresos estatales la hubieran aprobado también. Dicha reforma modifica el artículo 3º, fracciones III, VII y VIII, adicionándole la fracción IX; también se modifica el 73º, fracción XXV. 
Ahora sólo falta su publicación en el diario Oficial de la Federación. Esta Reforma se centra en dos grandes ejes:

1. El establecimiento del servicio profesional docente que deberá regular el ingreso, promoción y permanencia de los maestros. 
2. La creación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) que evaluará de manera obligatoria a los maestros de educación básica y media superior. 

Adicionalmente a estos dos ejes rectores, en los artículos transitorios se señala la creación de un Sistema de Información y Gestión Educativa, que durante todo el 2013 realizará, con el apoyo del INEGI, una base de datos de escuelas, maestros y alumnos. Además se propone el fortalecimiento de la formación continua de los maestros, así como la expedición de normas que permitan la autonomía de gestión de las escuelas, establecer las escuelas de tiempo  completo e impulsar el suministro de alimentos nutritivos.



Los maestros, ante esta reforma se sienten vulnerables y llenos de temor. Lo primero que pasa por su mente es que perderán su plaza si salen mal en la evaluación, al mismo tiempo que consideran que no es justo que se juzgue todo su trabajo con un examen. De la misma manera infieren que la autonomía de gestión de las escuelas equivale a que la enseñanza dejará de ser gratuita y serán los padres de familia quienes la mantengan con las cuotas a las que se alude en los artículos transitorios. Todos estos rumores son fruto de la interpretación un tanto libre que se está haciendo de la reforma.

Consciente de que existen muchas lagunas de información, el presidente Enrique Peña Nieto envió una carta a todos los maestros, redactada en forma de preguntas y respuestas, en la que trata de aclarar esos puntos álgidos, que están causando tanta incertidumbre. La carta completa puede leerse aquí: http://pactopormexico.org/a-los-maestros-de-mexico/


En este documento justifica la necesidad de una reforma al Artículo 3º porque con esta medida se fortalecerá la educación, reconociendo que los resultados no dependen sólo del maestro, quien necesita condiciones adecuadas para su buen desempeño. En el punto de la evaluación, expone que será justa e integral, teniendo en cuenta el escenario en el que labora el maestro y se pretende, además de alentar lo que se esté haciendo bien, detectar áreas de oportunidad para apoyarlos. 

En cuanto al Servicio Profesional Docente, lo cree necesario para reconocer el merito de los maestros, especificando que habrá reglas claras y transparentes, que estimulen su profesionalización y que respeten y promuevan sus derechos. Finalmente explica que la autonomía de las escuelas facilitará el que los recursos lleguen a las mismas y sean usados eficientemente, garantizando con ello la gratuidad de la educación pública.


Por otro lado, hay que recordar que el pasado 17 de diciembre del 2012, todos los secretarios de educación  de los estados se reunieron para analizar y respaldar la reforma y en esa reunión, el secretario de educación Emilio Chuayffet, hizo unas declaraciones, que deberían ser tranquilizadoras para los maestros con plaza: “A los maestros que tienen plaza no se les puede tocar en ésta, pero la autoridad educativa debe poner a su disposición los elementos de capacitación y actualización que les permitan desempeñar con mayor profesionalismo su tarea. La permanencia de los maestros es un derecho adquirido; los derechos adquiridos no se pueden tocar retroactivamente”.

Otro punto que no debiera inquietar ni a maestros ni a padres de familia es la privatización de la educación pública o su gratuidad, ya que el artículo 3º habla de que será el Estado quien la imparta, además de que en la fracción IV se menciona que la misma será gratuita, y esa fracción no ha sido modificada con esta reforma, de manera que el empeño por angustiarse o angustiar a los padres de familia resulta abusrdo ya que carece de sustento.

Sin embargo, el temor más grande de los maestros es el de perder su estabilidad y las prestaciones en el trabajo. Aquí conviene señalar que la reciente Reforma Laboral no aplica para las condiciones de los docentes, ya que las mismas están reguladas por la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, Reglamentaria del Apartado B del Artículo 123 constitucional, por lo que también ese temor debe ser desechado.

Actualmente hay una gran cantidad de maestros preocupados por superarse y que acuden a capacitarse con el mismo entusiasmo con el que seguramente eligieron esta profesión. Para los buenos maestros, el servicio profesional de carrera o la evaluación que lo regulará no supone ningún problema, porque ellos hace tiempo que se están preparando para el cambio, así que la reforma sólo será la concreción de una realidad que han venido deseando. 

Decía Víctor Frankl: Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”. Petra Llamas García. 


Publicado en La Jornada de Aguascalientes el 8 de febrero del 2013. petrallamasgarcia@hotmail.com,  Twitter: @petrallamas

2 comentarios:

  1. Los maestros se quejan por todo y ahora les conviene que digan que se va a privatizar la educación para tener excusa de no dar clases. Ya chole con elba esther, la gordillo debe retirarse y que haya alguien que no sea corrupto al frente del SNTE.

    ResponderEliminar
  2. Un artículo muy equilibrado, ya hacia falta leer algo así. La felicito maestra.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios