Colegio Santa Rosa en Huesca, España

Colegio Santa Rosa en Huesca, España

viernes, 12 de agosto de 2011

Habilidades digitales para todos, entre la buena voluntad y la incertidumbre

El Programa de Habilidades digitales para todos (HDT) nace con intenciones nobles y llenas de buena voluntad: Contribuir a hacer de México un actor relevante en el entorno internacional

Lograr la formación básica de los alumnos con el valor agregado de sus habilidades digitales. Avanzar en la inserción del país a la sociedad del conocimiento

Reducir la brecha digital entre México y otros países y entre estados, regiones y niveles educativos. Metas que también se encuentran plasmadas en el Plan Nacional de Desarrollo y en el Programa Sectorial de Educación 2007-2012.

Y es en el Acuerdo 605, publicado en el Diario Oficial el 30 de diciembre del 2011, donde se emiten las Reglas de Operación. Según dicho acuerdo: “Habilidades Digitales para Todos es una estrategia que impulsa el desarrollo y uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el sistema educativo mexicano de educación básica para apoyar el aprendizaje de los estudiantes, ampliar sus competencias para la vida, desarrollar sus habilidades digitales y favorecer su inserción en la sociedad del conocimiento y sus principales objetivos son: 
a) Modelo integral para el uso didáctico de las TIC 
b) Creación de una infraestructura tecnológica de aulas telemáticas interoperable 
c) Conectividad de banda ancha para todos los centros escolares 
d) Recursos educativos multimedia que pueden accederse desde cualquier sitio como son los Objetos de Aprendizaje, planes de clase, reactivos y estándares educativos 
e) La formación, desarrollo y certificación de competencias digitales para docentes y directivos”.

El acuerdo, teóricamente, es impecable en cuanto contempla todos los aspectos de capacitación, equipamiento, infraestructura y sobre todo financiamiento y rendición de cuentas. Pocos deben ser los detalles que falten; sin embargo, el marco teórico no será el problema. Los problemas surgirán en la implementación y seguramente el más grave será la sombra del fracaso del proyecto “Enciclomedia” que lo precedió, en el que básicamente faltó planeación, prospectiva tecnológica y sobre todo innovación y creatividad. Algo que pudo haber sido un éxito si se hubiera puesto en manos mexicanas, se convirtió en un recordatorio de lo que significa comprar tecnología en vez de desarrollarla.

Otro obstáculo que habrá que sortear, tiene que ver con las brechas existentes entre las diferentes escuelas del país. Mientras algunas ya tienen equipo, conectividad, infraestructura, recursos humanos que dominan las TIC´s y un entorno propicio para este programa; otras no tienen agua, luz, pupitres o pizarrones y en otras, aún hay niños que van a la escuela sin haber comido. Estas diferencias deben ubicar a las autoridades educativas en la importancia de jerarquizar las necesidades y destinar recursos a escuelas menos favorecidas, para que sean las primeras en el proyecto de Habilidades Tecnológicas para Todos. 

Si se logra equipar las escuelas rurales y las marginadas, quedarán menos recursos para el número total que se tenía planeado y tal vez no se cumpla con los indicadores internacionales; pero a cambio se tendrán aulas dignas y necesidades básicas cubiertas, donde tradicionalmente ha habido mala infraestructura y equipamiento, y ése será el mejor indicador. 

Por otro lado, no hay que olvidar que el elemento humano es y siempre será el factor más importante de cualquier innovación. Existen maestros que le temen a la tecnología porque no la saben utilizar y tratarán de evitarla siempre que puedan, recurriendo a mil excusas. Por tanto, no bastará con capacitarlos, será necesario asegurarse de que dominan esa competencia y que pueden apoyar sus clases con dichas herramientas. Hay que favorecer la buena actitud y disposición del maestro ya que ellos son la clave del éxito del Programa.

Finalmente, en proyectos en los que se comprometen tantos recursos a corto, mediano y largo plazo, la claridad en la información debe ser una constante, ya que todo vacío de comunicación siempre se llenará con suposiciones y sospechas. Estamos en tiempos electorales y cualquier actuación adquiere ese tinte, sobre todo si las cosas no funcionan o si se utilizan para un fin que no sea el de proporcionar los insumos que mejoren la calidad en la educación.

El avance tecnológico no puede ni debe evitarse y que la tecnología forme parte del quehacer escolar, es un excelente propósito, sin embargo hay que disminuir la incertidumbre que supone un proyecto de este tamaño, incorporando a informáticos mexicanos que puedan desarrollar la tecnología y el software educativo y que sepan ampliarlo o modificarlo de acuerdo a los cambios tecnológicos que se vayan produciendo. 

Es tiempo de demostrar y aplicar los conocimientos que se están generando en las Instituciones de Educación Superior de México y qué mejor momento que este proyecto, con un objetivo tan edificante para la educación del Estado y del País. Petra Llamas García. 

Publicado en La Jornada de Aguascalientes, 12 de agosto del 2011.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios