Santa Rosa en Huesca

Santa Rosa en Huesca
Colegio Santa Rosa en Huesca

lunes, 29 de abril de 2013

El día del niño


La primera felicidad de un niño es saber que es amado”. Don Bosco
Este 30 de abril se celebrará de nuevo en México el “Día del niño”, otra fecha destinada al consumo y a hacer sentir bien a aquellos que tendrán festejos y recibirán regalos. Otro día que será desperdiciado para
sensibilizar a la sociedad de la enorme cantidad de niños que no sólo no tendrán regalos, sino que pasarán esa fecha sufriendo vejaciones e injusticias o sumidos en la más vergonzosa pobreza.

La historia del día del niño inicia el 20 de noviembre de 1952 cuando se reunió la Asamblea General de las Naciones Unidas con el objetivo de ratificar los Derechos Universales del Niño.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) eligió justamente el 20 de noviembre para celebrar el Día Universal del Niño, dejando en libertad a cada país para elegir la fecha más conveniente para celebrarlo. En México se celebró por primera vez en 1924, siendo Álvaro Obregón el presidente de la República y José Vasconcelos, titular de la Secretaría de Educación y se eligió el 30 de abril porque ese día nuestro país aceptó formalmente la Declaración de los Derechos de los niños.


En dicha Declaración quedan plasmados derechos fundamentales que se deben salvaguardar, como el derecho a la educación, que se encuentra en el Artículo 28 y que dice: “1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a la educación (…). Sin embargo, de acuerdo a los resultados del Censo 2010, el 5.5% de la población de 5 a 14 años no asiste a la escuela y el 3.6% de la población infantil de 8 a 14 años, no sabe leer ni escribir, 29.6% de los cuales no asiste a la escuela.

En el tema del trabajo infantil, el Artículo 32 dice: 1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación(…) En México, la Ley Federal del Trabajo prohíbe el trabajo de los menores de 14 años y los mayores de esta edad y menores de 16 que no hayan terminado su educación obligatoria, necesitando la autorización de sus padres o tutores (Artículos 22 y 23); no obstante, según los resultados del Módulo de Trabajo Infantil 2009 de la Encuesta de Ocupación y Empleo (ENOE), 10.7% de los niños de 5 a 17 años trabajan y por edad la tasa de ocupación es de 1.9% en los niños de 5 a 9 años; 6.4% en los que tienen de 10 a 13 años y 24.8% en los de 14 a 17 años. Son datos alarmantes y tristes, pero hay que conocerlos para poder acabar con la explotación de menores.
En el rubro del maltrato infantil, el Artículo 19 menciona que: 1. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas (…) apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual (…) pero a pesar de que se haya establecido de una manera tan clara, lo cierto es que los niños sufren diferentes formas de maltrato, tanto en su casa como en la escuela, que son lugares donde deberían tener una mayor protección. Según un comunicado de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH) seis de cada 10 niños, cuyas edades oscilan entre uno y 14 años, sufren acciones de violencia que lesionan su dignidad. Después de conocer estas cifras no creo que haya mucho que celebrar, salvo que sólo se festeje al niño feliz.

Cuando se estableció el 20 de noviembre el Día Universal del Niño, la consigna fue que ese día se dedicaría a la armonía y comprensión entre los niños del mundo y que se realizarían actividades encaminadas a desarrollar el bienestar y los derechos de los niños. Sin embargo, es un día que se celebra de una manera superficial, con fiestas, consumo desbordado y mucho ruido, como queriendo opacar las voces de tantos niños explotados, marginados y a los que se les ha quitado la infancia.

El 30 de abril debiera ser ocasión para tomar conciencia de la situación preocupante en la que viven millones de niños en México y en el mundo. Ocasión para desarrollar, tanto en la escuela como en el hogar y en los medios, el altruismo y la empatía hacia los niños y adolescentes menos afortunados. Debiera ser un día de análisis, evaluación y también de rendición de cuentas por parte de las autoridades en lo que a la niñez se refiere.

Por otro lado, los padres podrían aprovechar este día para compartirlo con sus hijos, dedicarles tiempo y atención, sin necesidad de regalos, y hacerles ver lo afortunados que son porque sus derechos sí están siendo respetados; pero sobre todo, hablarles de la responsabilidad que tienen al acceder a una educación que los preparará para que, en el futuro, ellos puedan estar en posición de evitar que se sigan violando los derechos de los niños. Petra Llamas García

Publicado en La Jornada de Aguascalientes el 26 de Abril del 2013. petrallamasgarcia@hotmail.com, Twitter: @petrallamas  

Bibliografía:

Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)
Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)
Organización Internacional del Trabajo (OIT). Trabajo infantil. www.ilo.org/global/topics/child-labour/lang--es/index.htm, marzo de 2012.
UNICEF. Los derechos de la infancia y la adolescencia en México. Una agenda para el presente. México, 2010.  www.unicef.org/mexico/spanish/UNICEF_SITAN_final_baja.pdf, marzo de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios