Santa Rosa en Huesca

Santa Rosa en Huesca
Colegio Santa Rosa en Huesca

domingo, 20 de enero de 2013

Estamos ante una educación sin ideales


“¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido en el conocimiento? ¿Dónde está el conocimiento que hemos perdido en la información?” T.S. Eliot
Nunca se había esperado tanto de la educación como ahora y, paradójicamente, nunca
se ha denostado tanto el papel de la escuela, de los maestros y del sistema educativo completo.

Todo el mundo opina sobre

la importancia de la educación, pero la realidad es que pocos conocen cuáles son sus fines.  

Según, Alfred North Whitehead: “La finalidad de la educación es infundir sabiduría, la cual consiste en saber usar bien nuestros conocimientos y habilidades. Tener sabiduría es tener cultura y la cultura es la actividad del pensamiento que nos permite estar abiertos a la belleza y a los sentimientos humanitarios.”


Este filósofo inglés, en su obra: “Los fines de la educación”, alerta sobre el sentido práctico que últimamente se le está dando a la educación, al querer convertirla en actividad que únicamente hace competentes a los estudiantes para la vida laboral; al mismo tiempo revive la vieja polémica de si el fin último de la educación es instruir o educar. 


Este afán de reducirla a su mínima expresión y darle un carácter utilitario, es el que está acabando con los ideales educativos que tenía la escuela en la antigüedad, según Whitehead


En la constitución política de los Estados Unido Mexicanos se dice: La educación que imparta el estado tenderá a desarrollar armónicamente, todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la patria, el respeto a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia". Pero tampoco nadie tiene claro a qué se refiere eso de “desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano” y mucho menos cómo conseguirlo.

Por otro lado, los organismos internacionales han establecido una serie de indicadores con los que miden la calidad de la educación, indicadores que hablan de cobertura, equidad, eficiencia terminal, deserción, capacitación docente, uso de las TIC´s o infraestructura; por lo que pareciera que la tarea consiste en cumplir con ellos, reduciendo la calidad al logro, en cantidad, de dichos indicadores, sin que ninguno de ellos haga referencia directa al cómo lograr una formación integral.

La educación se está quedando sin ideales y empieza a reducir su papel al de capacitador y proveedor de recursos humanos, acorde a las necesidades que marca el sector productivo, que no es que esté mal, lo malo es que su función se reduce a un utilitarismo, que en nada refleja lo que marca el artículo 3º de nuestra Constitución.

Estamos asistiendo a una época de progreso, de grandes avances tecnológicos y un cúmulo de información a la que tenemos acceso sin ningún problema, pero no hemos podido lograr que se reviertan las enormes brechas y desigualdades sociales, además de todos los conflictos, violencia, el crimen organizado, el avance de las adicciones, la desintegración familiar y muchas otras problemáticas que son consecuencia de las anteriores. 

A este respecto algunos autores señalan que justamente el progreso material suele traer aparejada una degradación moral, por lo que a la educación no le queda más remedio que recuperar su función de refuerzo de la familia en la formación de conciencias y de personas sabias, además de instructora de competencias y proveedora de personal para las empresas. "No es una mente, ni tampoco un cuerpo lo que educamos, es un hombre, así que no debemos hacer dos partes de él" Michel de Montaigne. 


Las escuelas tendrían que ser centros donde se garantice la integridad física y emocional de los niños, dónde estos aprendan normas de convivencia y respeto a los demás y donde además estudien, aprendan y adquieran buenos hábitos. La escuela no puede estar supeditada a los gustos de los alumnos, ni facilitárselo todo en aras de una pedagogía lúdica y permisiva, volviéndolos indolentes, caprichosos y faltos de voluntad.

A la escuela le corresponde saber armonizar la exigencia con la motivación y el cariño, y su objetivo debe ser formar al niño para que se convierta en un adulto responsable, bueno y bien preparado. La escuela que, según los agoreros, está condenada a desaparecer es la que tiene como único fin la instrucción, ya que ese papel lo puede adoptar cualquiera, pero si su función es la de formar, permanecerá en el tiempo, porque nada la puede suplir, exceptuando a la familia.

Todo sistema educativo necesita una base filosófica, pedagógica y humanista y un deber ser, superior al de instruir, además de claridad en el tipo de sociedad que se quiere construir y la clase de persona que se debe formar; necesita asimismo tener maestros cultos y con calidad académica y humana, con sentido del deber y que sean un ejemplo para sus alumnos. 

Un cuerpo directivo eficiente y con formación ética; necesita también el apoyo de familias comprometidas con la enseñanza, ejemplo al mismo tiempo de sus hijos y que se conviertan en aliados de los profesores; faltan programas académicos que formen integralmente ; y se necesitan igualmente escuelas dignas y bien equipadas.


Seguramente podría seguir enunciando una serie de necesidades que a todas luces parecerán ideales, pero eso es precisamente lo que está necesitando la educación, ya hay demasiado sentido práctico en ella, ahora es tiempo de darle un sentido más completo y trascendental

Fernando Savater dice: “Un proceso de enseñanza nunca es una mera transmisión de conocimientos o destrezas prácticas, sino que se acompaña de un ideal de vida y de un proyecto de sociedad”. Petra Llamas García


Publicado en La Jornada de Aguascalientes el 18 de enero del 2013. petrallamasgarcia@hotmail.com, Twitter: @petrallamas

3 comentarios:

  1. ESTE ARTICULO ES EXCELENTE, MUCHAS FELICIDADES MAESTRA

    ResponderEliminar
  2. Es muy necesario que se escriban estas cosas, me gusto mucho.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios