Santa Rosa en Huesca

Santa Rosa en Huesca
Colegio Santa Rosa en Huesca

domingo, 30 de diciembre de 2012

Los niños maltratados en pleno siglo XXI

"El niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidado especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento" Preámbulo de la Convención sobre los Derechos del Niño.
El día 28 de diciembre se conmemora
los “Santos Inocentes” un episodio terrible y cruel del cristianismo en el que Herodes ordena la matanza de todos los niños menores de dos años, que hubieran nacido en Belén de Judea, con la intención de matar también al Niño Jesús que acababa de nacer.

Un hecho tan trágico debiera ser motivo de tristeza por el dolor que supone el recuerdo de la muerte de niños inocentes; sin embargo, se festeja haciéndole bromas a la gente, pidiendo cosas prestadas para no devolverlas nunca o publicando noticias falsas en los medios para, después de la burla, recitar eso de: “Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se puede prestar” 

El engañado se lo toma a risa y no pasa de ahí, con lo que paradójicamente se ha vuelto una fecha jocosa. Yo creo que este día debiera estar dedicado a todos los niños que han muerto siendo víctimas de una situación injusta.


Acabamos de vivir uno de esos hechos más dolorosos y espantosos de los últimos tiempos, en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, en la que un joven, con armas de asalto que su propia madre guardaba en casa y a la que también mató, asesinó a 20 niños sin razón aparente. Todo ellos pueden ser considerados una parte de los muchos santos inocentes del siglo XXI.

Por cierto que ahora en Estados Unidos, en vez de ir a la raíz del problema, se está pensando en medidas de seguridad que supondrían de paso un gran negocio, como mochilas a prueba de balas o armar a los maestros de las escuelas. No obstante, esta Navidad, con toda seguridad, una gran cantidad de niños y jóvenes habrán recibido videojuegos bélicos o con un alto grado de violencia, que finalmente acabarán convirtiéndose en una especie de entrenamiento para matar

Además de eso, habrán visto miles de escenas de terror y muerte en los programas de TV, sin que exista regulación alguna, en aras de una supuesta libertad de expresión; si a eso de le agrega la venta indiscriminada de armas de todo tipo, el resultado no puede ser otro que la violencia en toda su expresión.


Sin embargo, los santos inocentes del siglo XXI no sólo son las víctimas de un acontecimiento tan triste y condenable como el de la escuela primaria de Newtown; las víctimas también están detrás de una gran cantidad de redes de pederastia que se extienden por todo el mundo; o bien los podemos encontrar en los cinturones de miseria de las grandes ciudades, en los países pobres donde mueren de hambre o siendo víctimas de las guerras. 


Los santos inocentes son igualmente esas criaturas maltratadas y violadas por sus propios padres; o aquellos que, directas o indirectamente, mueren a manos del crimen organizado; de la misma manera lo son miles de niños que día con día no llegan a nacer porque la ley les permite a sus padres matarlos. Son tantas las circunstancias en las que los niños se convierten en santos inocentes, que no me alcanzaría el espacio para enunciarlas.


A pesar de la existencia de organismos internacionales como la UNICEF, que tienen como objetivo el cuidado de la infancia y a pesar de la existencia de la Declaración de los Derechos del Niño, lo cierto es que siguen siendo las principales víctimas de un mundo que no sabe cuidar de ellos. Se les sigue exponiendo a situaciones que los vuelven vulnerables y ni los padres ni las autoridades hacen nada por evitarlo. 

Seguimos viendo niños que piden limosna en los cruceros de las avenidas; o trabajando en lugar de estudiar; de igual forma hemos sido testigos de programas de TV donde se explotaba a los menores con la anuencia de sus propios padres y la complicidad de la sociedad; así mismo muchos niños sufren el acoso de sus compañeros sin que un buen proyecto lo pueda evitar; también vemos a menores que se enrolan en pandillas y que, además de violentos, acaban siendo esclavos de la droga. Todo esto está sucediendo con nuestros niños en pleno siglo XXI.


La ONU emitió el “Informe mundial sobre la violencia contra niñas y niños” es el primero a nivel mundial en el que se exponen todas las formas de violencia hacia ellos. Es un documento que debería ser analizado por toda la sociedad en su conjunto, pero especialmente por padres de familia, educadores y medios de comunicación para que, desde el conocimiento, se adopten medidas que prevengan y erradiquen toda clase de actos violentos contras los niños

En la introducción del documento hay una frase de Nelson Mandela que dice: “Los niños y niñas deben, por fin, jugar en la sabana abierta ya sin la tortura de las punzadas del hambre o destrozados por la enfermedad o amenazados por el azote de la ignorancia, el contacto físico indebido y el abuso y ya no obligados a cometer actos cuya gravedad supera las exigencias de su corta edad.” 


Ya no más santos inocentes del siglo XXI, queremos niños que crezcan con amor y acorde a su edad. Petra Llamas García. 


Publicado en La Jornada de Aguascalientes el 28 de diciembre del 2012. petrallamasgarcia@hotmail.com, Twitter: @petrallamas

4 comentarios:

  1. Felicidades, me gustó mucho este artículo y todos los del blog. Estaré visitándolo muy seguido. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Todo Mexico pendiente de grandes gigantes, aplaudiendo y festejando y nadie se daba cuenta de como explotaban a los niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tambien se ven niños y menores explotados por los mercados, el campo y muchos lugares y nadie hace ni dice nada.

      Eliminar
  3. Tanto que se habla de los derechos de los niños y cada vez estan mas mal, eso sin contar con los abortos, que no son otra cosa que un asesinato. Nuestra sociedad va de mal en peor. Maestra la felicito por su articulos y su sentido comun.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios